Mantenimiento de la secadora

Mantenimiento de secadoras

mantenimiento secadoras

 

Mediante el seguimiento de unas simples indicaciones uno puede examinar los componentes de la secadora para localizar cualquier deficiencia o exceso de calor. Una secadora obstruida puede ser su problema si: nota que la ropa pesada como sus pantalones vaqueros, sudaderas o toallas tardan mucho tiempo en quedarse totalmente secas, o por el contrario, en el otro opuesto, si la ropa se siente más caliente que de costumbre al final de cada ciclo de secado.

Siga estos consejos de seguridad para llevar a cabo un correcto mantenimiento:

Limpie el filtro de pelusas antes o después del secado de cada carga de ropa. Si la ropa está todavía húmeda al final de un ciclo típico de secado o requiere tiempos más largos de lo normal para poderse secarse, esto puede ser una señal de que se bloquea el conducto de salida del agua. Inspeccione el filtro de pelusa para asegurarse de que no hay hilillos o pelos de mascotas que lo estén taponando. Si este filtro no está obstruido sino roto o defectuoso, es muy importante cambiarlo por otro que sea válido para su modelo de secadora. Puede animarse a probar cambiarlo usted mismo, o por el contrario recurrir a un servicio técnico de secadoras, que es una solución muy habitual para un problema que lamentablemente es bastante común.

La mayoría de los fabricantes especifica el uso de un conducto rígido o semi rígido de metal, que proporciona el máximo flujo de aire. El conducto de aluminio flexible puede fácilmente atrapar pelusa y es más susceptible a torceduras o trituración, que puede reducir el flujo de aire. La manguera de vinilo blanco está prohibida y nunca debe usarse en la ventilación de la secadora. Para aumentar la eficiencia existen productos específicos, puede preguntar en su tienda de secadoras de confianza.

servicio tecnico secadoras

Desconectar, limpiar y el tubo secador y ventilación cada dos años o contratar una empresa profesional para limpiar los componentes del secador. Algunos respiraderos del secador pueden necesitar inspección más frecuente, como en casas con construcción compleja donde las secadora de ventilación están muy cerca del exterior, o con otras secadoras o lavadoras encima apiladas, o no tienen sensores de humedad o controles de límite de seguridad de alta temperatura. Esto reducirá el riesgo de fuego y aumentará la eficiencia de la secadora.

Nidos de avispa: obstruyendo la ventilación. Inspeccione su terminación exterior de escape. La pared exterior debe tener una cubierta que proteja de la lluvia, nieve y suciedad. Sin embargo, utilizar la pantalla de alambre o tela de ningún tipo es buen consejo para proteger la abertura de escape. Puede llenar de hilillos la parte externa y obstruir las zonas de la secadora. Con el fin de disuadir pájaros y animales pequeños de anidamiento en aberturas, asegúrese de que el sistema de ventilación de la secadora y el regulador están trabajando adecuadamente

Como otro consejo de mantenimiento, mantenga el área alrededor de la secadora limpio y libre de desorden. Limpia detrás de la secadora, donde se pueden acumular pelusas. Contacte con un servicio técnico cualificado para ello si usted no puede hacerlo. Limpie el interior del chasis secador periódicamente para reducir al mínimo la cantidad de acumulación de pelusa. Nunca deje que su ropa esté dentro de una secadora que está funcionando mientras está fuera de la casa o dormido. Si funciona mal, nadie estará allí para evitar un posible desastre. Nunca coloque materiales sintéticos tales como caucho, plástico, espuma o pedazos de tela que se han utilizado para esponja de líquidos inflamables en la secadora, aunque previamente estén lavados. Vapores de estos productos podrían encenderse o explotar. Si tiene una secadores de gasolina asegúrese de que está inspeccionada por un servicio técnico de secadoras cada año para asegurar que la tubería de gas está intacta y libre de fugas.

Como consejo último y que poca gente sigue aunque sea muy recomendable, coloque un detector de humo cerca de los grandes electrodomésticos como la secadora o lavadora, y también un detector de monóxido de carbono si usa uno que obtiene su energía de la gasolina.

Un buen vídeo sobre mantenimiento de secadoras:

Mantenimiento de la caldera

Las calderas son caras de reparar y más costosas aún de reemplazar, así que tiene mucho sentido mantener la caldera en condiciones óptimas. El mantenimiento no sólo ahorrará dinero a largo plazo sino que también podría salvarle la vida, ya que una caldera defectuosa puede ser fatal. Recuerde también que una caldera con buen funcionamiento es más eficiente, así que ahorrará en sus facturas de energía. Por suerte, mantenimiento de caldera no es particularmente difícil, especialmente si sigue una serie de consejos que podemos darle.

Contactando con un técnico

Por supuesto, el primer consejo no puede ser otro más que el de contar con los servicios de un profesional para realizar la revisión diaria de la caldera. Septiembre es un buen momento para comenzar con un servicio anual de revisión, así usted puede estar seguro de que la caldera no le fallará en los meses de invierno.

mantenimiento caldera

Encienda regularmente la calefacción

Las calderas pueden comenzar a dar fallos si no se activan al menos de manera regular. Los expertos recomiendan que encienda la calefacción por diez o quince minutos cada tan a menudo sea posible durante los meses de verano, sólo para mantener la presión correcta en su electrodoméstico.

Baja presión

Las calderas pierden presión con el tiempo, con lo que realizan una labor ineficaz. Revise el manómetro de la caldera y recargue la cantidad de agua que sea necesaria para alcanzar la presión óptima de trabajo. El manual del electrodoméstico le dará las instrucciones sobre cómo hacerlo.

Purgar los radiadores

Si sus radiadores están más fríos en la parte inferior que en la superior, hay aire que está atrapado en el sistema. Por lo tanto necesita soltar el aire por los radiadores mediante la purga, que es simplemente abriendo la válvula de agua que tienen en su parte inferior, para que suelten el aire que tienen retenido. Si no se hace puede agregarse una presión extra sobre su caldera que no es la “real” en cuanto a efectiva, haciendo que gaste más dinero para calentar su casa. Recuerde apagar la calefacción antes de purgar los radiadores y encajar la llave en la válvula de purga. Gire la llave en sentido antihorario un cuarto de una rotación y debería oír un silbido que pertenece al aire que se escapa. Cuando el agua comience a gotear (coloque debajo un recipiente o una toalla vieja), cierre la válvula de paso de agua y ya está hecho el trabajo, aunque tras ello puede ser necesario reponer la presión de la caldera, a causa del aire que se ha expulsado.

consejos uso caldera

Señales de advertencia

Fugas, fisuras, ruidos extraños… Todas estas señales sugieren que tiene un problema en su caldera. Así que revise su caldera regularmente y busque señales de advertencia. Cuanto antes detecte y repare una avería, mejor. También es conveniente asegurarse de que cualquier ventilación externa, como los tubos conductores de gas consumido estén libres de obstáculos y residuos.

¿La llama es azul?

La llama en la caldera debe ser de un color azul fuerte y claro. Si aparece amarilla o ahumada, podría haber algo que está funcionando mal y debe llamar inmediatamente a un técnico.

Brindarle la ventilación necesaria

Si la caldera está en un armario, está rodeado por capas, paraguas, bolsos… Probablemente no tenga el espacio suficiente que necesita a su alrededor. Las calderas necesitan una ventilación, por lo que el espacio alrededor del aparato debe mantenerse libre de objetos. La caldera también debería ser de relativamente fácil acceso, así que asegúrese de que mantener la zona razonablemente ordenada.

Congelación de las tuberías

En España es difícil que llegue a ocurrir, pero cuando la temperatura exterior cae por debajo de cero, pueden llegarse a congelar los tubos de condensación externa de la caldera. La caldera se desconectará como precaución de seguridad, por norma general. Puede derretir el hielo vertiendo agua caliente sobre el tubo, pero puede evitar que la caldera sufra de esta congelación mediante el aislamiento de las tuberías con material aislante, o manteniendo encendida la calefacción aunque sea con una potencia leve.

Seguridad de gas

Una caldera defectuosa puede producir monóxido de carbono, un gas que no se puede ver ni tampoco oler. El monóxido de carbono puede matar rápidamente a una persona si se forma un depósito de acumulación tras cierto tiempo de liberación, razón por la cual cada casa debe tener un detector de monóxido de carbono, preferiblemente con una alarma. Sin embargo muy pocos hogares cuentan con ello a pesar de ser una cuestión muy importante de seguridad. Este detector es mejor cuanto más cerca esté colocado de la caldera, y debe ser comprobado su funcionamiento cada mes para asegurarse de que está trabajando.

Mantenimiento del lavavajillas

¿Harto de que tu lavavajillas se estropee? ¿Has tenido que llamar ya alguna vez a un servicio técnico porque lo necesitabas reparar? ¿O simplemente quieres alargar la vida útil de tu electrodoméstico porque acabas de comprarlo y no quieres verte obligado a hacerlo de nuevo en bastante tiempo? Sigue leyendo y sabrás cómo maximizar el rendimiento de tu aparato en cuanto a duración se refiere.

This undated product image released by Kenmore shows a Kenmore Elite Dishwasher 12793 with 360 Degree Powerwash Plus, available in stores by late May 2013. (AP Photo/Kenmore)

Es cierto que cada marca y cada modelo de lavavajillas tienen diferencias en cuanto a fabricación, funciones y piezas, pero todos tienen en común la mayor parte de su esencia, por lo que es posible componer una lista de consejos para poder cuidar mejor de este electrodoméstico que nos hace la vida un poco más fácil permitiéndonos no fregar los platos. Veamos cuáles son estas cosas a tener en cuenta:

  • El filtro. Nunca lo habías limpiado, ¿verdad? Probablemente siquiera te habrías planteado que existe, pero ahí está, y se encarga de recoger toda la basura que fluye presente en el agua de sus tuberías. Aquí puedes encontrarte restos de alimentos, pelos, trozos de plástico de algún tupper roto… En definitiva, un baúl de sorpresas. Conviene revisarlo cada mes para limpiarlo y eliminar toda la porquería que acumula, que no es poca. Esto va a repercutir no solamente en el cuidado y mantenimiento del lavaplatos, sino también en la limpieza y brillo que consigas de tus platos y vasos. Un filtro atascado es muchas veces un motivo por el que llamar a un servicio técnico de reparación, y si podemos evitarlo o posponerlo, mejor que mejor.
  • Úsalo lleno. ¿Te has preguntado alguna vez por qué todos los fabricantes y revistas de consumo recomiendan a los clientes que pongan en marcha su lavavajillas sólo cuando esté lleno? Es principalmente por dos cosas: por un lado, para ahorrar agua, electricidad y detergente. Pero por otro, es para reducir el número de ciclos de lavado que realiza a lo largo del tiempo, lo que supone reducir la velocidad de desgaste de la máquina. Si se usa cuando se llena a medias, para lavar la misma cantidad de vajilla es necesario ponerlo en marcha dos veces, en lugar de hacerlo de golpe cuando esté lleno. Hay hogares donde se conecta todos los días como costumbre, cuando por norma general no es necesario hacerlo. Algunas personas cuentan con una vajilla de tamaño limitada, lo cual les obliga a lavarla más a menudo aunque el aparato no esté lleno. En estos casos es más conveniente ampliar la cantidad de platos y vasos antes que seguir con el régimen de lavados tan frecuente, o incluso plantearse comprar un aparato nuevo de dimensiones más reducidas.
  • Puzzlea. Me vais a perdonar el palabro pero, el espacio del que disponemos para colocar nuestros artículos dentro del aparato es limitado, hay que usar la cabeza para ello. Los platos no deben estar muy pegados entre sí, sino el agua no correrá bien entre ellos. Y los cubiertos no deberían colocarse dentro de los vasos y las copas, porque además de no lavarse bien, pueden romperlos… Y el cristal roto circulando por dentro del lavavajillas puede llegar a causar estropicios al electrodoméstico. La rotura de las aspas suele ser también un motivo frecuente por el que se llama al servicio técnico.
  • Ventílalo bien. Nadie quiere el olor del moho en su vajilla, ni restos de él acumulados en un rincón del lavavajillas. Por tanto conviene, una vez finalizado el proceso de lavado y de haber retirado todos los artículos, dejar abierta la puerta por un breve tiempo para conseguir que se ventile el habitáculo interior y que se evaporen los restos de humedad que queden.

Cómo limpiar un lavavajillas

Os dejo una breve guía sobre cómo limpiar vuestro electrodoméstico, cosa que conviene hacer cada cierto tiempo.
limpiar lavavajillas1. Llena el tanque medio lleno de agua y agregar 2 tazas de vinagre. Esto dejará las brocas del lavavajillas en remojo mientras limpiamos alrededor de la base y las paredes. Si no tienes vinagre, considera usar jugo de limón. Deben retirarse los dos “estantes” de los lavavajillas, junto con la vajilla y cubiertos y cualquier otra pieza que no sea parte del lavavajillas. Si son pequeños, colocarlos en el fregadero de agua de vinagre para la limpieza. Si no encajan, límpialos con un trapo con la misma solución de vinagre.
2. Busque comida. Si al retirarla nota que está seca y pegada, utilice un palillo de dientes o una herramienta similar pequeña.
3. Eliminar cualquier residuo fuera de los agujeros en los brazos de giro (aspas). Mire para asegurarse de que todos los agujeros están abiertos para que el agua pueda correr libremente a través de ellos. Si no lo están, necesitarás limpiarlos para que tu lavaplatos funcione eficientemente. Utilizar alicates puntiagudos o de puntas finas si tienes; de lo contrario, probar con un palillo de dientes o algo similar. Ten cuidado de no rayar nada si usas una herramienta con una punta metálica. Recuerda tomar tu tiempo y tener cuidado. Si estos orificios son muy pequeños, doblar un alambre fino con un pequeño gancho en un extremo. Pase el cable por la abertura más distal del centro del brazo. Cada vez que haces esto una pequeña cantidad de los desechos va a salir.
4. Limpie alrededor de los bordes de la puerta y alrededor de la junta. Este espacio no se consigue lavar durante el ciclo del lavavajillas. Utiliza un paño húmedo y la solución de vinagre (o, si lo desea, un poco de suave limpiador). Un cepillo de dientes viejo u otro cepillo suave, eso puede ayudar a entrar en las esquinas y hasta debajo de la junta. No olvides en la parte inferior de la puerta. En algunos lavavajillas, este es un punto muerto donde no entra el agua, por lo que puede acumular suciedad. Esto límpialo con el trapo de vinagre.
5. Quitar el moho lejía. Ejecuta un ciclo de lavado para retirar cualquier producto de limpieza ácido (como el vinagre)  y nunca mezcles lejía con otros productos de limpieza o detergente para lavavajillas. Si el moho es un problema, deja el lavavajillas ligeramente abierto por un tiempo después de cada ciclo para permitir que se seque. Evitar el uso de lejía y detergentes que contengan cloro si su lavaplatos tiene un interior de acero inoxidable.
6. Manchas de moho de partes metálicas. Si su agua tiene mucho hierro o herrumbre (aguas duras), el moho puede estar más allá de su control. Si es posible, hay que abordar el problema en su origen. Si el problema no es de tubos oxidados, ablandadores de agua pueden quitar una cantidad limitada de hierro del agua pero sobre todo trabajan mediante el intercambio de minerales que son difíciles de limpiar de superficies de sales que son relativamente fáciles de limpiar. Existen filtros para eliminar el hierro del agua y vale la pena investigar si el agua es sumamente alto en hierro (pregunta a tu ayuntamiento). Usa un removedor de óxido de lavavajillas para las manchas, pero busca un profesional para preguntar cómo llegaron allí en primer lugar, un servicio técnico de reparaciónd e lavavajillas puede informarte. Saca las rejillas y comprobar el fondo: si el daño es grave o generalizado, ver si puede reemplazar la parrilla completa. Tiendas en línea venden una gran variedad de piezas para distintos modelos de lavaplatos, así que su pieza de recambio puede ser muy fácil de encontrar. O bien, acuda a un servicio técnico para que lo haga.
7. Reemplazar todas las piezas en el lavavajillas. Una vez que la rejilla, filtro, aspas y todos los interiores se han limpiado, y las piezas más pequeñas han tenido oportunidad de remojarse, proceda a volver a montarlo. Busque desechos obstrucción en la zona del desagüe. Retire cualquier materia sólida que se acumule, especialmente los pedacitos de papel, fragmentos de platos rotos, etc.
¡Ánimo! Es una tarea laboriosa pero conviene llevarla a cabo regularmente si quieres evitar pagar a un servicio técnico para su reparación cuando sea tarde 😉

Mantenimiento general de electrodomésticos

Es comprometido comenzar un artículo mencionando la crisis, pero es que ella ha influído enormemente en nuestras vidas durante estos últimos años, en muchos aspectos. Uno de ellos es nuestra vivienda y su contenido: los electrodomésticos.

Mantenimiento de electrodomésticos en lugar de reparación

Es interesante pensar en un choque de titanes tan grandes como el consumismo marcado en nuestra sociedad y la crisis. Si el primero nos hace comprar, comprar y comprar… Y desechar a la mínima de cambio una cosa por la otra, aunque no tengamos necesidad real de hacerlo, la segunda nos está obligando a replantearnos este sistema. Si bien es un placer -o falso placer- poder gastar y comprar todo lo que queremos cuando lo queremos, en tiempos de escasez este modo de vida ya no es posible.

Aquí se plasma el efecto en los consumidores: durante el último lustro ha descendido el número de ventas de electrodomésticos y ha aumentado el de las reparaciones, sector que siempre ha estado en abundancia de profesionales y hasta hace poco de trabajo suficiente para todos.

Parece que no imaginamos que con la tecnología tan avanzada de ahora sea necesario que nosotros nos preocupemos del mantenimiento de nuestros aparatos como antaño, que mimábamos mucho más todo lo que adquiríamos -quizás porque nos suponía más esfuerzo hacerlo y lo valorábamos más-. Pero sí, existen unos consejos generales para alargar la vida útil de nuestras máquinas, son tan sencillos como estos:

  • Protegerlos del polvo. Parece de broma esta primera medida, pero el principal enemigo de los circuitos electrónicos es el polvo en cuanto a acortamiento de vida útil. Te sorprenderías por la cantidad de electrodomésticos que incorporan actualmente un programador, lo que es un pequeño ordenador en otras palabras.
  • Desconectarlos. El llamado stand by es una de las mayores mentiras que nos han hecho creer. Los circuitos eléctricos siguen recibiendo electricidad y aunque sea a una velocidad menor, siguen sufriendo un desgaste propio de estar conectados. Es incómodo por el día, pero por las noches es muy fácil desconectarlos del enchufe.
  • No sobrecargar enchufes. Un lector Blu-ray apenas tiene potencia pero, ¿conectar una lavadora, un frigorífico y un horno en el mismo enchufe? Mejor no. No es tan siquiera conveniente en casas con una buena instalación eléctrica, y ya ni te digo en el gran número de hogares donde se han echo chapuzas… Ejem ejem, no he dicho nada.
  • Usar productos adecuados. Te sorprendería la cantidad de vitrocerámicas dañadas por querer limpiarse con materiales muy duros que los rayan, o frigoríficos que querían ser desescarchados y han sufrido agujeros en sus tuberías conductoras de gas. Actualmente para todo existen productos específicos que podemos comprar en un supermercado, y normalmente por teléfono suelen poder guiarnos las marcas fabricantes.
  • Usar lo que necesitamos. ¿Para qué poner el frigorífico a una temperatura bajísima si realmente no lo necesitamos? Esto hace que el electrodoméstico trabaje más intensamente y ello indudablemente acorta su vida útil. ¿O para qué dejar el horno calentándose demasiado tiempo si podemos meter ya la pizza? ¿Y la lavadora con sus programas de lavado de duración innecesaria? ¿Y el lavavajillas?
  • Llenar los electrodomésticos. Una lavadora o un lavavajillas conectándose cuando están llenos es una manera ideal de ahorrar ciclos de trabajo. La nevera sin embargo, es mejor no tenerla sobrecargada por la mayor dificultad del mantenimiento del frío.
  • Limpieza. Es evidente que no es bueno dejar las resistencias del horno salpicadas de grasa, ni el frigorífico lleno de escarcha. Una buena higiene es buena hasta para las máquinas.

Como ves, estos 7 consejos son en su mayoría parte del sentido común que debemos aplicar al usarlos. Un servicio técnico es en muchas ocasiones un salvavidas para conseguir una reparación y no necesitar una nueva compra. Pero si tenemos un poco de cuidado con el mantenimiento de nuestros electrodomésticos, probablemente podamos retrasar la posible necesidad de acudir a un servicio técnico.