Mantenimiento de la secadora

Mantenimiento de secadoras

mantenimiento secadoras

 

Mediante el seguimiento de unas simples indicaciones uno puede examinar los componentes de la secadora para localizar cualquier deficiencia o exceso de calor. Una secadora obstruida puede ser su problema si: nota que la ropa pesada como sus pantalones vaqueros, sudaderas o toallas tardan mucho tiempo en quedarse totalmente secas, o por el contrario, en el otro opuesto, si la ropa se siente más caliente que de costumbre al final de cada ciclo de secado.

Siga estos consejos de seguridad para llevar a cabo un correcto mantenimiento:

Limpie el filtro de pelusas antes o después del secado de cada carga de ropa. Si la ropa está todavía húmeda al final de un ciclo típico de secado o requiere tiempos más largos de lo normal para poderse secarse, esto puede ser una señal de que se bloquea el conducto de salida del agua. Inspeccione el filtro de pelusa para asegurarse de que no hay hilillos o pelos de mascotas que lo estén taponando. Si este filtro no está obstruido sino roto o defectuoso, es muy importante cambiarlo por otro que sea válido para su modelo de secadora. Puede animarse a probar cambiarlo usted mismo, o por el contrario recurrir a un servicio técnico de secadoras, que es una solución muy habitual para un problema que lamentablemente es bastante común.

La mayoría de los fabricantes especifica el uso de un conducto rígido o semi rígido de metal, que proporciona el máximo flujo de aire. El conducto de aluminio flexible puede fácilmente atrapar pelusa y es más susceptible a torceduras o trituración, que puede reducir el flujo de aire. La manguera de vinilo blanco está prohibida y nunca debe usarse en la ventilación de la secadora. Para aumentar la eficiencia existen productos específicos, puede preguntar en su tienda de secadoras de confianza.

servicio tecnico secadoras

Desconectar, limpiar y el tubo secador y ventilación cada dos años o contratar una empresa profesional para limpiar los componentes del secador. Algunos respiraderos del secador pueden necesitar inspección más frecuente, como en casas con construcción compleja donde las secadora de ventilación están muy cerca del exterior, o con otras secadoras o lavadoras encima apiladas, o no tienen sensores de humedad o controles de límite de seguridad de alta temperatura. Esto reducirá el riesgo de fuego y aumentará la eficiencia de la secadora.

Nidos de avispa: obstruyendo la ventilación. Inspeccione su terminación exterior de escape. La pared exterior debe tener una cubierta que proteja de la lluvia, nieve y suciedad. Sin embargo, utilizar la pantalla de alambre o tela de ningún tipo es buen consejo para proteger la abertura de escape. Puede llenar de hilillos la parte externa y obstruir las zonas de la secadora. Con el fin de disuadir pájaros y animales pequeños de anidamiento en aberturas, asegúrese de que el sistema de ventilación de la secadora y el regulador están trabajando adecuadamente

Como otro consejo de mantenimiento, mantenga el área alrededor de la secadora limpio y libre de desorden. Limpia detrás de la secadora, donde se pueden acumular pelusas. Contacte con un servicio técnico cualificado para ello si usted no puede hacerlo. Limpie el interior del chasis secador periódicamente para reducir al mínimo la cantidad de acumulación de pelusa. Nunca deje que su ropa esté dentro de una secadora que está funcionando mientras está fuera de la casa o dormido. Si funciona mal, nadie estará allí para evitar un posible desastre. Nunca coloque materiales sintéticos tales como caucho, plástico, espuma o pedazos de tela que se han utilizado para esponja de líquidos inflamables en la secadora, aunque previamente estén lavados. Vapores de estos productos podrían encenderse o explotar. Si tiene una secadores de gasolina asegúrese de que está inspeccionada por un servicio técnico de secadoras cada año para asegurar que la tubería de gas está intacta y libre de fugas.

Como consejo último y que poca gente sigue aunque sea muy recomendable, coloque un detector de humo cerca de los grandes electrodomésticos como la secadora o lavadora, y también un detector de monóxido de carbono si usa uno que obtiene su energía de la gasolina.

Un buen vídeo sobre mantenimiento de secadoras:

Mantenimiento de la caldera

Las calderas son caras de reparar y más costosas aún de reemplazar, así que tiene mucho sentido mantener la caldera en condiciones óptimas. El mantenimiento no sólo ahorrará dinero a largo plazo sino que también podría salvarle la vida, ya que una caldera defectuosa puede ser fatal. Recuerde también que una caldera con buen funcionamiento es más eficiente, así que ahorrará en sus facturas de energía. Por suerte, mantenimiento de caldera no es particularmente difícil, especialmente si sigue una serie de consejos que podemos darle.

Contactando con un técnico

Por supuesto, el primer consejo no puede ser otro más que el de contar con los servicios de un profesional para realizar la revisión diaria de la caldera. Septiembre es un buen momento para comenzar con un servicio anual de revisión, así usted puede estar seguro de que la caldera no le fallará en los meses de invierno.

mantenimiento caldera

Encienda regularmente la calefacción

Las calderas pueden comenzar a dar fallos si no se activan al menos de manera regular. Los expertos recomiendan que encienda la calefacción por diez o quince minutos cada tan a menudo sea posible durante los meses de verano, sólo para mantener la presión correcta en su electrodoméstico.

Baja presión

Las calderas pierden presión con el tiempo, con lo que realizan una labor ineficaz. Revise el manómetro de la caldera y recargue la cantidad de agua que sea necesaria para alcanzar la presión óptima de trabajo. El manual del electrodoméstico le dará las instrucciones sobre cómo hacerlo.

Purgar los radiadores

Si sus radiadores están más fríos en la parte inferior que en la superior, hay aire que está atrapado en el sistema. Por lo tanto necesita soltar el aire por los radiadores mediante la purga, que es simplemente abriendo la válvula de agua que tienen en su parte inferior, para que suelten el aire que tienen retenido. Si no se hace puede agregarse una presión extra sobre su caldera que no es la “real” en cuanto a efectiva, haciendo que gaste más dinero para calentar su casa. Recuerde apagar la calefacción antes de purgar los radiadores y encajar la llave en la válvula de purga. Gire la llave en sentido antihorario un cuarto de una rotación y debería oír un silbido que pertenece al aire que se escapa. Cuando el agua comience a gotear (coloque debajo un recipiente o una toalla vieja), cierre la válvula de paso de agua y ya está hecho el trabajo, aunque tras ello puede ser necesario reponer la presión de la caldera, a causa del aire que se ha expulsado.

consejos uso caldera

Señales de advertencia

Fugas, fisuras, ruidos extraños… Todas estas señales sugieren que tiene un problema en su caldera. Así que revise su caldera regularmente y busque señales de advertencia. Cuanto antes detecte y repare una avería, mejor. También es conveniente asegurarse de que cualquier ventilación externa, como los tubos conductores de gas consumido estén libres de obstáculos y residuos.

¿La llama es azul?

La llama en la caldera debe ser de un color azul fuerte y claro. Si aparece amarilla o ahumada, podría haber algo que está funcionando mal y debe llamar inmediatamente a un técnico.

Brindarle la ventilación necesaria

Si la caldera está en un armario, está rodeado por capas, paraguas, bolsos… Probablemente no tenga el espacio suficiente que necesita a su alrededor. Las calderas necesitan una ventilación, por lo que el espacio alrededor del aparato debe mantenerse libre de objetos. La caldera también debería ser de relativamente fácil acceso, así que asegúrese de que mantener la zona razonablemente ordenada.

Congelación de las tuberías

En España es difícil que llegue a ocurrir, pero cuando la temperatura exterior cae por debajo de cero, pueden llegarse a congelar los tubos de condensación externa de la caldera. La caldera se desconectará como precaución de seguridad, por norma general. Puede derretir el hielo vertiendo agua caliente sobre el tubo, pero puede evitar que la caldera sufra de esta congelación mediante el aislamiento de las tuberías con material aislante, o manteniendo encendida la calefacción aunque sea con una potencia leve.

Seguridad de gas

Una caldera defectuosa puede producir monóxido de carbono, un gas que no se puede ver ni tampoco oler. El monóxido de carbono puede matar rápidamente a una persona si se forma un depósito de acumulación tras cierto tiempo de liberación, razón por la cual cada casa debe tener un detector de monóxido de carbono, preferiblemente con una alarma. Sin embargo muy pocos hogares cuentan con ello a pesar de ser una cuestión muy importante de seguridad. Este detector es mejor cuanto más cerca esté colocado de la caldera, y debe ser comprobado su funcionamiento cada mes para asegurarse de que está trabajando.